E-mailinfo@dionisiosastre.com  /  Teléfono:  988 211 519

                                                                                    

TRATAMIENTO FÍSICO DEL AGUA

LA FILTRACIÓN DE AGUA

La filtración, es solo una parte del trabajo a realizar para mantener limpia una piscina, y además, inseparable del tratamiento químico, ya que la una sin la otra por sí solas no consiguen el fin buscado. Con esto queremos indicar que sólo con el filtro no se conseguirá nada si no va acompañado de un buen tratamiento químico.

Esta muy generalizada la idea, al adquirir una instalación, que la maquina lo hará todo, hasta el punto de que a ésta la llamamos “depurador” cuando verdaderamente es sólo un filtro, y la depuración consiste en una perfecta conjunción de los dos tratamientos, el químico y el físico.

El agua se aspira del fondo de la piscina a través del sumidero, y de la superficie por medio de los skimers, llegando al filtro por conducciones separadas provistas de sus correspondientes válvulas y retornando a la piscina a través de las boquillas de impulsión. Los distribuidores de salida van instalados en el lado opuesto del sumidero y de los skimers, proporcionando de esta manera una renovación total del agua de la piscina. El filtro contiene una carga de arenas silíceas a través de la cual se hace circular el agua en sentido descendente, reteniendo entre ellas las materias en suspensión del agua a filtrar. Una vez iniciado el ciclo de filtración y al cavo de cierto tiempo será preciso lavar el filtro (especialmente después de pasar el limpiafondos), ya que las arenas se habrán obstruido con la suciedad, impidiendo el paso del agua.

Con el lavado a contra-corriente se consigue invertir el sentido de circulación del agua en el filtro y con ello se expulsa al desagüe las materias filtradas.
Teniendo presente estos datos importantes, las instrucciones de manejo que a continuación se detallan no deben ofrecer dificultad para su aplicación.

FUNCIONAMIENTO DE LA PISCINA

Al inicio de la temporada, debe realizarse la puesta en marcha de la piscina. Es importante seguir el procedimiento adecuado para evitar problemas durante la temporada de baños.

Floculación
En algunas ocasiones el agua puede perder la transparencia con aparición de cierta turbidez, esto es debido a que existen en agua partículas que por su tamaño no son retenidas por la filtración. En estos casos deberemos emplear los floculantes. Estos productos son principalmente sales de aluminio (sulfatos o policloruros) pueden ser sólidos o líquidos y su acción consiste en incrementar el tamaño de la partícula para que puedan ser retenidas por el filtro.

1.- Compruebe que el equipo de su piscina (bombas, filtros, etc...) funcionen correctamente.

2.- Si fuese necesario, vacíe la piscina y limpie el vaso con desincrustante extra. La limpieza del vaso debe realizarse en horas de poco sol, manteniendo húmedas las paredes y el fondo. Aplique el producto, déjelo actuar durante media hora y enjuague luego con agua.

3.- Una vez limpio el vaso, aplique algicida, déjelo actuar durante 6 horas y llene la piscina.

4.- Realice una cloración de choque con cloro rápido ( 15gm/m3 de agua). Si su piscina tarda más de un día en llenarse, es recomendable dosificar el producto durante la operación.

5.- Analice el pH del agua y si es necesario ajústelo entre 7,2 y 7,6 con pH- o pH+.
Para aumentarlo es necesario añadirle un producto alcalino: Carbonato de sodio o Bicarbonato de sodio (aumenta la alcalinidad). Para disminuirlo, debe añadirse un ácido: Ácido clorhídrico, salfumán o Sulfato ácido de sodio (Bisulfato sódico)

6.- Empiece el programa de mantenimiento.

Contacto

Datos de contacto

info@dionisiosastre.com

Teléfono/Fax : 988 211 519

Teléfono Móvil : 667 417 032

Dirección: Calle Rey Soto Nº 8 32001